Los pacientes afectos de Insuficiencia Cardíaca Crónica con debilidad de la Musculatura Inspiratoria, mejoran su Capacidad Funcional y la Calidad de Vida realizando un Entrenamiento de la Musculatura Inspiratoria

14-06-2011
La debilidad de la musculatura respiratoria es un síntoma de la Esclerosis Múltiple que comienza temprano en el proceso evolutivo de la enfermedad, aunque muchas veces no es reconocida por los profesionales de la salud hasta estadíos más avanzados de la enfermedad. Las pruebas de función pulmonar habituales, no son efectivas en la detección de la pérdida de fuerza de la musculatura respiratoria, siendo la Valoración de la Presión Inspiratoria y Espiratoria Máximas la que nos ofrece una medida indirecta de la fuerza muscular respiratoria, siendo efectiva en la detección temprana de dichos cambios. Una vez detectada la debilidad de la musculatura respiratoria, su tratamiento efectivo viene dado por la realización de ejercicios o entrenamiento con aparatos específicos denominados de presión umbral, ejercicios que pueden ser implementados mediante el uso de aparatos específicos de entrenamiento respiratorio de tipo umbral de bajo coste. Estos ejercicios requieren poco tiempo y son efectivos en pacientes con cualquier nivel de limitación respiratoria.

  La mayoría de los pacientes que sufren una Insuficiencia Cardíaca Crónica, presentan una limitación en su actividad física y algunos de estos pacientes presentan una disminución de la Presión Inspiratoria Máxima y de la Resistencia de la musculatura inspiratoria, lo que suponen factores adicionales implicados en la limitación de su respuesta al ejercicio y de su calidad de vida.

  Dall'Ago y col realizaron un estudio doble ciego en el que comparaban 2 grupos de pacientes que presentaban Insuficiencia Cardíaca Crónica y Debilidad de la Musculatura Inspiratoria (Presión Inspiratoria Máxima inferior al 70% de lo esperado); uno de los grupos (denominado IMT) realizaba entrenamiento de la musculatura inspiratoria diariamente durante 12 semanas, consistente en 30 minutos con una intensidad del 30% de su Presión Inspiratoria Máxima, mientras que el segundo grupo (denominado P-IMT y actuaba como control) realizaba el mismo tipo de entrenamiento respiratorio, pero en este caso sin resistencia.

  En dicho estudio titulado "Inspiratory Muscle Training with Heart Failure and Inspiratory Muscle Weakness" y publicado en la revista "Journal of the American College of Cardiology": http://content.onlinejacc.org/, los autores realizaron diversas pruebas de función pulmonar, de condición física y un cuestionario sobre calidad de vida, antes y después de las 12 semanas de entrenamiento inspiratorio.

  Como resultado del entrenamiento inspiratorio, el grupo IMT mejoró de forma significativa la Presión Inspiratoria Máxima, el Test de Condición Física (Distancia cubierta en 6 minutos), el Consumo de Oxígeno Pico y el Test de Calidad de Vida, mientras que el grupo control (P-IMT) no tuvo mejoras en las Pruebas y Tests realizados.

  Los autores concluyen que el estudio realizado es indicativo de que un programa a domicilio, sencillo y barato como el Entrenamiento de la Musculatura Inspiratoria, da lugar a mejoras significativas en parámetros submáximos y máximos de capacidad funcional, con reducción de la sensación de disnea y mejora de la calidad de vida en pacientes afectos de Insuficiencia Cardíaca Crónica con Debilidad de la Musculatura Inspiratoria.