El Entrenamiento de la Musculatura Inspiratoria mediante el POWERbreathe aumenta la tolerancia a la Carrera Intermitente de Alta Intensidad, mejorando el Rendimiento Físico

10-11-2011
La Mejora del Rendimiento Físico que se obtiene con un entrenamiento intermitente de carrera de alta intensidad, se ve potenciado por la realización de un entrenamiento específico de la musculatura inspiratoria mediante el POWERbreathe. Así lo han demostrado Tong y colaboradores, que en un estudio publicado en el Journal of Strength and Conditioning Research objetivan un aumento del volumen de entrenamiento interválico de un 27% en el grupo de entrenamiento respiratorio respecto a un grupo control, así como una mejora en el Yo-Yo test un 14% superior en el grupo de entrenamiento respiratorio en relación al grupo control.

  En el número de Noviembre de 2010 de la revista Journal of Strength and Conditioning Research, Tong y col. publican un estudio titulado Chronic and Acute Inspiratory Muscle Loading Augment the Effect of a 6-Week Interval Program on Tolerance of High-Intensity Intermittent Bouts of Running en el que analizan los resultados de la realización de un entrenamiento de la musculatura inspiratoria mediante el POWERbreathe a la vez que un entrenamiento físico de 6 semanas, en relación a un grupo control que sólo realizaba el mismo entrenamiento físico de 6 semanas.

  El estudio se ha realizado con 18 deportistas masculinos no profesionales, que han realizado un entrenamiento de 6 semanas, con 3-4 sesiones semanales de entrenamiento interválico en el que han realizado repeticiones de 100, 200, 400, 600 y 800 metros. Los 18 deportistas se dividían en 2 grupos de 9, que manteniendo el entrenamiento físico citado realizaban o no un entrenamiento específico de la musculatura inspiratoria mediante el POWERbreathe.

  A lo largo del estudio se objetiva una mayor progresión del rendimiento físico en el grupo de entrenamiento respiratorio, lo que se ve reflejado por una parte en el aumento de la capacidad de realización de repeticiones de alta intensidad, con un aumento significativo del número de repeticiones en relación al grupo control en las distancias de 200, 400 y 800 metros, tal y como se aprecia en el gráfico de la derecha.

  Igualmente los participantes en el estudio realizan un "Yo-Yo Intermittent Recovery Test" antes y después del programa de entrenamiento de 6 semanas, presentando el grupo de entrenamiento respiratorio una mejora significativamente más elevada que el grupo control en el número de repeticiones tras el período de entrenamiento con respecto al test inicial; igualmente el grupo de entrenamiento respiratorio presentó menores niveles de Sensación de Esfuerzo y de Disnea Respiratoria durante la realización del Test.
Los autores concluyen que la inclusión del entrenamiento respiratorio en un programa de entrenamiento de carrera interválica de alta intensidad, supone una estrategia de entrenamiento beneficiosa cara a la mejora de la tolerancia al ejercicio de alta intensidad de tipo intermitente.