ENTRENAMIENTO RESPIRATORIO FUNCIONAL

El entrenamiento respiratorio funcional es el entrenamiento de la musculatura respiratoria realizando gestos que estén implicados en la práctica deportiva específica.
Este entrenamiento se realiza con el objetivo de mejorar el gesto y obviamente el rendimiento deportivo, al mejorar tanto la precisión como la economía del gesto. Esta mejora se produce por la mejora de la función estabilizadora del tronco.

*ejemplo de entrenamiento inspiratorio funcional en vela ligera con el feed-back que proporciona el POWERbreathe K5
     Un ejemplo de la acción estabilizadora de los músculos respiratorios es durante el golpeo de la pelota de tenis con la raqueta que requiere de una plataforma estable para la ejecución del gesto de torsión del tronco.
     El quid de la cuestión es que los mismos músculos respiratorios son los que estabilizan la postura y rotan el tronco.  Lo que  tiene profundas implicaciones biomecánicas para el rendimiento.
    Pensando en qué entrenamiento debemos hacer para entrenar la musculatura respiratoria y de la postura funcionalmente se han desarrollado sistemas de entrenamiento respiratorio funcional específico.
    El entrenamiento respiratorio funcional está basado en dos fases:

    1.- ENTRENAMIENTO BASE

    En el que se adquiere la base de fuerza, potencia y resistencia necesarias. Esta base proporciona beneficios en el rendimiento por sí misma pero el resultado  mejorará al agregar una segunda fase funcional.
    La pauta de entrenamiento a la cual se obtienen mejores beneficios consiste en la realización de dos series diarias de treinta respiraciones que aproximadamente se realizan en cinco minutos cada una.
    El tiempo en el que se alcanza el mejor nivel aportado por el POWERbreathe oscila entre 4 a 6 semanas a partir de cuyo periodo el entrenamiento pasará a ser de mantenimiento de la mejora obtenida.
    Esta segunda fase consiste en una sesión de entrenamiento de treinta respiraciones  a días alternos con la carga de entrenamiento alcanzada al final de la primera fase.

    2.-ENTRENAMIENTO RESPIRATORIO FUNCIONAL

    Durante la fase del entrenamiento respiratorio funcional, los músculos son solicitados en sus funciones de control postural, estabilizador del core y rotador del tronco específicamente en gestos reales o similares del deporte en cuestión. Y de movimientos específicos implicados en él.
    Con el entrenamiento respiratorio funcional obtenemos:

        -mejoría en el rendimiento
        -mejoría en el gesto deportivo
        -economía del movimiento
        -disminución del riesgo de lesión

    En esta dirección las pautas y las secuencias de entrenamiento tendrán que tener en cuenta las características del deporte. Para lo cual una opción es entrenar el gesto deportivo realizando el gesto con el POWERbreathe y poniendo el foco en la función core y la ejecución del gesto.
    Otra opción es diseccionar el gesto, incorporando ejercicios de core y fitness a los que añadimos el entrenamiento  inspiratorio con POWERbreathe.

    Principios del entrenamiento respiratorio funcional:

  1. Debería ser precedido de un periodo inicial de 6 semanas de EMI de base y desarrollo de buena técnica de respiración diafragmática.
  2. Asegurarse de que el individuo tiene buena técnica y forma de ejercicio antes de añadir resistencia alguna
  3. Iniciar el ejercicio únicamente manteniendo el foco en una respiración lenta, profunda, diafragmática, y progresar incorporando el uso del POWERbreathe en mínima carga.
  4. Aumentar la carga progresivamente en el transcurso de varias semanas
  5. Los ejercicio deberían ser precedidos de estiramientos y movilización global
  6. Un trabajo individual debería consistir en la realización de 10 ejercicios aproximadamente
  7. La cadencia debería ser de al menos tres veces a la semana. El resto de días debería realizarse EMI de base.