ENTRENAMIENTO DE LA MUSCULATURA INSPIRATORIA EN EL TRATAMIENTO DE LA DISFUNCIÓN DE LAS CUERDAS VOCALES INDUCIDA POR EL EJERCICIO

El entrenamiento de la musculatura inspiratoria favorece la apertura de las cuerdas vocales

    El entrenamiento de la musculatura inspiratoria ha sido utilizado para tratar a los pacientes con disfunción de las cuerdas vocales inducida por el ejercicio. Hecho que se basa en la relación fisiológica existente entre el diafragma y el músculo cricoaritenoideo posterior, el cual es el principal abductor de la laringe.

    Las obstrucción de la vía aérea central durante el ejercicio es una afección relativamente frecuente en sujetos sanos con una prevalencia del 7.5% en la población. La obstrucción normalmente se manifiesta como inspiración prolongada y/o ruidosa, dificultad al respirar, y sensación de estrechez en la garganta o en el pecho en la fase inicial. Mientras que el ruido al respirar, la hiperventilación, o las reacciones de pánico tienden a representar una parada en la realización del ejercicio.

    La teoría sobre la que se basa la indicación del entrenamiento de la musculatura inspiratoria en la obstrucción laríngea es el emparejamiento y la relación fásica existente entre el diafragma y el musculo cricoaritenoideo posterior (CAP), principal abductor de los pliegues vocales.

    Las contracción del CAP desliza y rota los procesos vocales lateralmente, incrementando de esta manera la dimensión horizontal de la apertura de la glotis. El EMI podría contribuir a una mejor abducción laríngea durante el ejercicio.

    Material y métodos

    Para objetivar la abducción de las cuerdas vocales en respuesta al EMI realizaron una evaluación mediante laringoscopia sobre una muestra de 20 sujetos sanos con una media de edad de 24 años. Los cuales desarrollaron entrenamiento de dos tipos:

        -entrenamiento por encima del 80% de la PI Max
        -entrenamiento entre 60-80% del  PIMax

    Se registraron lo movimientos laríngeos vistos mediante laringoscopia.

    Resultados

    A un ajuste mayor del 80% de la PIMax los movimientos laríngeos de abducción fueron registrados en 10 (53%) sujetos. 6 en mayor grado y 4 en grado medio de abducción.
En el ajuste entre 60-80% de la PIMax se observó abducción laríngea  en 18 (90%) sujetos. Siete en grado máximo y once en grado moderado.

    Conclusiones

    El EMI puede producir abducción laríngea en sujetos sanos, y los programas de entrenamiento pueden contribuir positivamente en los pacientes que sufren de adducción laríngea durante el ejercicio.
Los patrones de respuesta variaron entre sujetos y se muestra que el uso de altas resistencias puede ser contraproducente.

Artículo inspirado en el original  “Laryngeal Movements During Inspiratory Muscle Training in Healthy Subjects”  de Astrid Sandness Tiina Andersen y otros.