ENTRENAMIENTO DE LA MUSCULATURA INSPIRATORIA
EN LA ESPONDILITIS ANQUILOSANTE

El entrenamiento de la musculatura inspiratoria (EMI) unido al entrenamiento de ejercicio convencional mejora la fuerza respiratoria, la capacidad funcional y el índice de actividad en la espondilitis anquilosante.

     La espondilitis anquilosante es una enfermedad reumática inflamatoria que afecta principalmente a la columna vertebral y a las articulaciones sacroilíacas. Suele cursar con cuadros de inflamación, provocando dolor y rigidez a nivel de la espalda.

     Además de los buenos hábitos alimenticios el ejercicio ayuda a mantener la funcionalidad. En este sentido, un reciente estudio evaluó la acción del entrenamiento de la musculatura inspiratoria sobre este grupo de población.



    Base del Estudio

     Realizaron dos grupos de un total de 32 pacientes aquejados de espondilitis anquilosante. Un grupo recibió entrenamiento convencional de ejercicio + EMI, mientras que el otro realizó únicamente el entrenamiento convencional.

    Todos los participantes fueron evaluados a inicio y tras ocho semanas de entrenamiento.



    Resultados

    El análisis de los resultados mostró mejoras significativas después del entrenamiento en la presión inspiratoria y espiratoria máxima (PIM y PEM), la distancia recorrida en el test de 6 minutos (6MWT) y en el índice de actividad de la enfermedad en el grupo de estudio.

     Los resultados del estudio muestran que el entrenamiento de la musculatura inspiratoria unido al entrenamiento convencional de ejercicio mejoró la fuerza de los músculos respiratorios, la capacidad funcional y disminuyó el índice de actividad de la espondilitis anquilosante.

     Por lo que se puede considerar el EMI una herramienta coadyuvante eficaz dirigida a disminuir las  consecuencias de la espondilitis anquilosante.

 

 

 

Artículo basado en el estudio de Basakci y col, 2018. “The efficiency of inspiratory muscle training in patients with ankylosing spondylitis.”