Jugadores de Balonmano Benefician su Rendimiento con Entrenamiento IMT y POWERbreathe

Mejorar el rendimiento con entrenamiento muscular inspiratorio (IMT) es una técnica empleada en diferentes actividades deportivas.

Un reciente trabajo de investigación de Hartz y col. 2018, acaba de estudiar los efectos de un protocolo de entrenamiento inspiratorio en la fuerza muscular inspiratoria (MIP), y en la resistencia muscular inspiratoria medida por la máxima ventilación voluntaria (MVV), así como en el rendimiento físico aeróbico (PP) de 19 jugadores de balonmano (edad=20 ± 3).

Jugadores que fueron segmentados en grupo experimental (EG, n=10) y grupo placebo (PG, n=9), evaluándose pre-post intervención MIP, MEP y MVV y PP por test de ejercicio cardiorrespiratorio. Estudio diseñado con 5 sesiones semanales durante 12 semanas.

Los resultados reflejaron un incremento considerable en el grupo experimental en valores de fuerza respiratoria MIP (170 ± 34 a 262 ± 33 cmH2O) y MEP (177 ± 36 a 218 ± 37 cmH2O).

También la resistencia respiratoria (MVV) incrementó valores (162 ± 24 a 173 ± 30 L).

Respecto al rendimiento físico aeróbico, el consumo máximo de oxígeno incrementó valores en grupo experimental (54 ± 8 a 60 ± 7 ml/kg/min). El punto de compensación respiratoria (RCP) umbral ventilatorio 2, elevo también valores (46 ± 6 a 50 ± 5 ml/kg/min).

            Con estos resultados, los autores concluyen que, “el entrenamiento muscular inspiratorio proveyó un aumento significativo en la fuerza y resistencia muscular inspiratoria, contribuyendo a una mejora del rendimiento físico aeróbico en el grupo experimental, sugiriendo que el IMT puede ser incluido como parte del entrenamiento de jugadores de balonmano”.

El presente estudio sigue en línea con resultados previos que comprueban efectos ergogénicos del IMT sobre el rendimiento atlético. En este caso también en un deporte de corte intermitente con alto componente aeróbico como es el balonmano, del cual no se conocía hasta la fecha un estudio que lo relacionase con el IMT.

Repetiremos el “mantra” explicativo del IMT hacia el Rendimiento:

Fortalecer el sistema muscular inspiratorio, retrasa la fatiga respiratoria, da mayores recursos al resto del sistema y resulta en una mejora del rendimiento.